martes, 19 de julio de 2016

La poesía se alía con la Red


La línea de los poemas claros, directos y precisos parece conquistar a una nueva generación de lectores. 

El ciberespacio ha contribuido a su propagación.


Alberto Manzano (izquierda), Marina Oroza y Javier Corcobado, antes de la lectura de poemas en la Feria del Libro. 



Hay una distancia imaginaria entre prosa y poesía que hoy parece más corta. Casi de repente, los poetas venden miles de ejemplares y sus lectores forman colas en la Feria del Libro de Madrid. Algo pasa en la poesía. Pasa que tienen que pasar todavía más cosas, según Manuel Vilas (1962), que acaba de reunir su obra poética desde 1980 y el pasado domingo llegó desatado al Retiro. “Los poetas tienen que dejar su pedestal absurdo” y contar el mundo como lo haría un periodista o un novelista, con un lenguaje “contundente, claro, preciso y literario a la vez”. Algunos han empezado a hacerlo, y el resultado es que “la poesía vuelve a las librerías y se venden miles y miles de ejemplares”. Se remite a Octavio Paz: “La poesía ha de salir de las catacumbas”.
Karmelo Iribarren (1959), cuyos versos vertiginosos caben en unas pocas letras, salió, y en plena Feria volvió a extrañarse “de la variedad de gente que me lee: jóvenes, viejos, trabajadores, catedráticos. Hasta algún crítico literario”. La poesía, “por más que les pese a algunos, no es un coto cerrado para amiguetes; es un lugar de encuentro”. En ese espacio inesperado ha sucedido lo impensable: que este género ha inventado lectores que no existían. De repente, son miles, y jóvenes. “Algo se ha removido, y me parece digno de mención, y quizá de estudio”, dice Jesús Munárriz, editor de Hiperión, cuya caseta se visita en la Feria como si fuese un templo.
Elvira Sastre, Diego Ojeda, Escandar Algeet, Victoria Ash, Marwan, Irene X o Defreds son nombres, en algunos casos vinculados a la canción, que llevan más de dos años transformando el modo de comprar poesía. Loreto Sesma (Zaragoza, 1996) llegará este fin de semana a la Feria para firmar 317 kilómetros y dos salidas de emergencia, con el que ha vendido más de doce mil ejemplares. De un modo distraído, distintos movimientos habían estado ocupando las calles, hasta que “el murmullo acabó convirtiéndose en un fenómeno gracias a los blogs,las redes sociales o, como en mi caso, YouTube”, señala. “La poesía ya no es lo que era, aunque bueno, en realidad nada lo es”, añade. De hecho, Vilas admite que a él lo ha influenciado más Lou Reed que Juan Ramón Jiménez. “Estamos ya en un territorio fronterizo”, en el que importa “ganar lectores para la poesía”. Y al fin está pasando.
El fenómeno asombra a los más incólumes. “Nunca, nunca, ni con Ángel González, ni con Miguel Hernández, ni con Gil de Biedma, ni con Machado, se acercó tanta gente a la poesía como ahora”, afirma Chus Visor, que editó su primer libro de poemas en 1968. En su catálogo también hay mucha cultura popular, como Bob Dylan, Leonard Cohen, Violeta Parra o Joaquín Sabina. Pero esto es diferente. “Me pregunto si estos jóvenes que compran tanta poesía seguirán leyendo dentro de cinco años, y si darán el salto a autores más exigentes”. Elena Medel (1985), una de las poetas más exquisitas de su generación e impulsora de la editorial La Bella Varsovia, admite que “en un principio creí que los lectores de una escritura se interesarían por la otra, pero cada vez me parece más evidente que no ocurrirá así, y que ambas discurren en paralelo”.
Munárriz aviva cierta esperanza en los lectores jóvenes. Cuando aparecen, siempre es posible que, en su entusiasmo, “un día descubran que existen Rilke, Rimbaud o Hölderlin”, y que la poesía, cuando es buena, lo será sin importar los siglos que pasen; es buena para siempre.
Luis Alberto de Cuenca (1950), Premio Nacional de Poesía en 2015 por Cuaderno de vacaciones y una de las voces más reivindicadas por los nuevos creadores, enfatiza que “la poesía es una manera de vivir la historia”, que no puede soslayar que la realidad es tecnológica. Internet y las redes se han vuelto herramientas para incidir en el entorno. Paradójicamente, los jóvenes autores no son sociales, sino intimistas. “Su poesía es neorromántica, fácil, cercana, hermosa, con una sensibilidad a flor de piel”. Su impacto, sea como fuere, cree que beneficia a la poesía en general. Elena Medel juzga que esta escritura clara y directa, quizá “más anclada en la música que en la literatura”, no está sirviendo para dar mayor visibilidad a la poesía más canónica. Salvo algún nombre con una trayectoria prolongada, aquélla “sobrevive como puede en las librerías más fieles”.
En tal escenario, la Feria del Libro llega como un milagro puntual. Con tantas librerías sin apenas sección de poesía, “aquí podemos mostrar todos nuestros títulos”, indica Chus Visor. De hecho, sólo en la Feria pasa algo tan fascinante, dice Munárriz, como que el primer día “se presenten algunos lectores y soliciten nuestro catálogo, que seguimos editando, y a la vuelta de unas jornadas regresen con los títulos que quieren subrayados”.



“LA INTENSIDAD TIENE QUE VER CON LA JUVENTUD”


Marcus Versus (1978), editor de los sellos Harpo y Ya lo dijo Casimiro Parker, asume que la poesía "se ha fortalecido con elementos musicales y teatrales, al más puro estilo juglar, pero su esencia se mueve por vertientes sólidas que evolucionan muy despacito". En el fondo, "espero de la poesía que no se utilice como arte puramente estético, sino para el mundo y las personas". Abelardo Linares, al frente de Renacimiento, incide en que los calendarios no miden adecuadamente el tiempo de la poesía: la llegada de "una nueva época" siempre se conoce "con retraso". Aunque la poesía nace de una “intensidad que tiene que ver con la juventud”.


Artículo original:
http://cultura.elpais.com/cultura/2016/06/09/actualidad/1465495221_846563.html



lunes, 27 de junio de 2016




La nueva poesía se escribe en la red


Sin prisa pero si pausa,jóvenes poetas se van creando su propio espacio y cada vez tienen más seguidores en las redes sociales

ARTÍCULO DE LA VANGUARDIA:  16 de Junio de 2016
http://www.lavanguardia.com/gente/20160618/402586006802/poetas-internet.html





En la época de los influencers y los youtubers no todo son vídeos o imágenes sobre videojuegos o moda en la red. Sin prisa pero si pausa,jóvenes poetas se van creando su propio espacio y cada vez tienen más seguidores en las redes sociales. Sin ir más lejos, a la poeta zaragozana Loreto Sesma se le quedaría pequeño el Camp Nou si quisiera reunir a todos sus seguidores en YouTube. Lo mismo les pasaría a sus compañeros Elvira Sastre, Sergio Carrión y Sara Bueno si juntaran a sus seguidores en las redes sociales más famosas. Internet ha permitido que se vayan creando pequeñas legiones de lectores en una época en la que se habla cada vez más de lo poco que leen nuestros jóvenes. Todos ellos coinciden en algo: internet puede ser un arma de doble filo, pero ayuda a fomentar la lectura entre las generaciones venideras. Elvira Sastre, que pertenece a una gran estirpe de ­maestros, afirma: “La gente ha descubierto una poesía nueva contemporánea que se entiende y es sencilla. Esto ha abierto la puerta a muchísima gente joven que es la que usa internet en su mayoría y ha potenciado la lec­tura”. Puede ser que el problema no sea de los profesores, sino de un sistema que no se preocupa de lo que interesa a los jóvenes ­lectores.
Pero vayamos a lo que nos atañe. Los mencionados cuatro poetas no llegan entre todos ni al centenario en cuanto a edad se refiere, pero ya han publicado como mínimo un libro. Además, se mueven como pez en el agua entre los puestos de las ferias de libros. Las redes sociales han tenido una importancia capital es su éxito; los editores han dejado de ser cazatalentos para permitir que las redes hagan su trabajo. Sin ellas, esta revolución no hubiera sido posible. Lo cuenta así el escritor valenciano Sergio Carrión: “Las redes sociales han sido el comienzo de una revolución poética. Hace seis o siete años esto era impensable, existían los blogs, pero no tenían tanto alcance como ahora Twitter, Facebook o YouTube”.
Esta es una oportunidad que les ha dado internet, pero también supone una gran responsabilidad por la cantidad de seguidores que día tras días suman y porque algunos de estos fans les toman como ejemplo vital. Esta circunstancia puede llegar a pesar sobre las espaldas de estos profesionales de la escritura pero inexpertos en la vida. La más joven de ellos, Loreto Sesma, describe esa responsabilidad de manera muy paradójica: “Soy un ejemplo a seguir, yo, que todavía estoy aprendiendo a lidiar con la vida, tengo 19 años y me queda todavía muchísima vida por delante. Da miedo que la gente te tome como un referente cuando ni siquiera tú sabes por dónde te da el aire”. Sus palabras desprenden una mezcla de inocencia y dulzura propias de alguien que está viviendo un sueño y no quiere despertar de él.
Uno de los aspectos más llamativos de este negocio es la cantidad de seguidores que les son fieles. Pero para estos autores lo más importante es que, después de media vida escribiendo (son jóvenes pero empezaron siendo niños), han encontrado alguien que les comprende, y se produce una sintonía entre autores y lectores que posiblemente nunca antes se había dado. Antes, si tenías suerte, podías intercambiar unas palabras con tu autor favorito en una firma de libros, pero a través de las redes están en contacto continuo con sus lectores y obtienen un feedback inmediato con el lector. Algo que para otros sería la peor de las pesadillas, ellos lo gestionan con naturalidad, exponen su vida en sus versos, pero se saben poseedores de una capacidad de transmitir sentimientos que hará que sus lectores se sientan plenamente identificados con lo que leen. “Al publicar algo te despojas de una parte de ti y la compartes con el resto, y el resto no lo relaciona directamente con mi persona, sino que se identifica con ello y lo hacen suyo, como si les hubiera pasado a ellos”. Sara Bueno comenta este sentimiento con la emoción de haber vivido recientemente su primer fin de semana de firmas en la feria del libro de Madrid.
Cada vez son más los que optan por conectarse a su canal de YouTube favorito para matar el tiempo libre en lugar de tirarse frente al televisor a ver lo primero que les echen. Los consumidores de contenidos tienen más alternativas de ocio y la poesía se ha creado su propio espacio. Más de 100.000 me gustaen Facebook, Instagram o YouTube son algunas de las cifras que manejan estos jóvenes autores, y lejos de asustarse han creado un movimiento literario propio de los grandes autores. Se saben lejos de Benedetti, Neruda o Bécquer, pero trabajan cada día con ilusión para seguir la estela de sus referentes.

En definitiva, estos poetas todavía no tienen la repercusión del Rubius o Auronplay (dos famosos youtubers españoles) pero están plantando la semilla de la lectura y la cultura en muchos adolescentes. Si los escuchan pueden llegar a pensar que sólo son cursiladas con buena música de fondo, pero si tienen la paciencia de seguir navegando entre sus voces llegará ese momento en el que se sentirán plenamente ­identificados con alguno de sus textos y vivirán por unos segundos esa mística que les hará creer que eso que escuchan forma parte de su vida.

miércoles, 1 de junio de 2016

CIUDAD DEL HOMBRE.... FONOLLOSA


Ha costado 69 años tenerlo completo... pero por fin José Ángel Cilleruelo y Edhasa lo han hecho posible.  Ahora vamos a leer a Fonollosa completo y en condiciones... 
Gracias, José Ángel y Daniel.



viernes, 29 de mayo de 2015


LA PERMANENCIA EN EL MUNDO DIGITAL

Y escribimos y dejamos todo expuesto a la vista de todos. Y no sabemos qué se hace con ello, quién lo mira, quién lo lee, qué piensa de ello.  Lo dejamos expuesto y ya está. Como los artistas que terminan la obra y la dejan por ahí, tirada, sin interesarse por su destino ni por su influencia en el resto de la humanidad.
Lo dejamos expuesto y ya está.

José Angel Cilleruelo lo cuenta en su bitácora EL VISIR DE ABISINIA:

"Qué difícil orientarse en el bosque de paradojas que rodea lo literario. Escribo unas palabras en un papel y sé que no hay nadie detrás, y sin embargo, la densidad de una tradición las abriga y les da sentido. Escribo en la pantalla otras palabras que al instante fluyen en la red y sé que inmediatamente alguien las lee, y sin embargo, con qué desamparo se quedan ahí, tiritando. Sale el libro de imprenta y apenas alcanza a un centenar de personas, y sin embargo el libro es una obra. Existe una bitácora, y es como si no existiera nada."

Estas sensaciones, de desamparo o desasosiego, son recurrentes en los artistas de la Red.

martes, 20 de mayo de 2014



LA BLOGOSFERA Y LOS POETAS - (3)


ISABEL BONO

- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?


bueno, teniendo en cuenta que yo no cuelgo poemas
y que no me escribo con mis seguidores
no sé si puedo responder del todo a esto

no dejo que me dejen comentarios en los blogs,
con lo cual no mantengo correspondencia con mis lectores

a veces, alguno, me hace llegar un mail
pero rara vez
y ese mail se ciñe estrictamente al tema del blog

no es que no me interese lo que piensen
es que no quiero gastar más tiempo del necesario en esto

facebook te exige permanentemente que hagas cosas
(o esa fue mi sensación)

en facebook creo que prima más la conversación chorra
del tipo me gusta / no me gusta
qué estás pensando? rascarme la nariz, etc

estuve una semana en facebook y las conversaciones del muro
de algunos amigos
eran como los chats antiguamente
conversaciones idiotas
para distraerse, perder el tiempo

sin embargo, cuando alguien me ha escrito
para comentarme algo del blog
hablaba exclusivamente de esa entrada
o de algo que tuviera que ver con esa entrada
o para decirme: te gustaría tal cosa, lee tal cosa

las relaciones por mail
son mucho más intensas que en carta tradicional

los mails tiene la inmediatez del teléfono
y la intimidad de una carta

en una sola semana puedes saber más del otro
que de un amigo que conozcas hace 10 años

yo creo que si uno es medianamente listo
a los 3 mails se da cuenta de si tiene algo en común con el otro

hay algo capaz de traspasar los bytes

detallitos que se nos escapan y nos definen

hay que estar atento
eso sí



MARIO CRESPO


- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?



Sí, es todo un avance. Gracias a ellos he conocido gente maravillosa. Y también me he llevado algún que otro chasco. Es el mundo de hoy: las relaciones virtuales funcionan más que las reales.




JOSÉ ANGEL CILLERUELO


- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?


Digamos que las redes sociales son un desarrollo a partir de un aspecto tangencial del blog. Lo principal del blog era el post, enriquecido con la capacidad de diálogo sobre el post. Ahí acababa el blog. Los usuarios empezaron a utilizar esta capacidad no solo para dialogar, sino también para relacionarse. Lo tangencial acabó siendo la razón principal. Y se crearon las redes sociales, donde no hay post, sino sólo comentarios. En el post podía colarse la literatura. En los comentarios sólo hay sociología. A la gente, en general, le interesa más la relación que el conocimiento. De ahí que las redes sociales se hayan extendido por todos los sectores sociales, y los blogs hayan perdido protagonismo.


            En mi caso, creo que la literatura debe alejarse lo máximo que le sea posible de la sociología. El blog permite no incluir comentarios ni hacer explícitas las relaciones, y siempre hago uso de esta posibilidad.


SONIA FIDES

- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?


No tiene porqué ser así, a mí me gusta agradecer las lecturas, pero no trapaso nunca la pantalla. Es un enriquecimiento personal impecable porque la generosidad ajena te obliga a hilar cada vez más fino.



DAVID GONZÁLEZ


- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?


Siempre he pensado –y hablo de los poetas- que, al margen de su propia escritura, un poeta ha, y debe, compartir sus conocimientos con sus lectores, y ahora, gracias a los blogs y a las redes sociales, eso es posible. Y eso supone, de un lado, un enriquecimiento cultural tanto para el administrador del blog, como para sus lectores. Y asimismo, y como bien apuntas, supone un enriquecimiento social al conocer a nuevas personas y mantener correspondencia con ellas e intercambiar distintos puntos de vista. De hecho, al principio, en las webs o en los blogs, había muchos links, es decir, el administrador de la web o del blog, linkeaba en el suyo otras webs u otros blogs que eran de su interés. Y en ese sentido, los blogs desempeñan una función muy parecida al de las redes sociales, tipo Facebook.




MANUEL DEL BARRIO


- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?


No es un facebook, pero sí te permite conocer gente interesante. Además, el hecho de saber lo que opinan de tus poemas el resto de lectores, mola. Te permite mejorar más rápidamente. Es remarcable, pero no determina en ESENCIA lo que uno escribe, aunque, hubo un tiempo en el que me obligaba a mí mismo a escribir más a menudo porque sabía que tenía lectores en mi blog que lo estaban esperando. Ahora, me da igual. Por eso escribo menos. por eso soy menos feliz? puede ser.




ANA PÉREZ CAÑAMARES


- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?



Sí. Absolutamente. Cuando salió mi primer poemario, ya había gente dispuesta a recibirlo, gente que me conocía por el blog. Hay personas con las que me escribo desde entonces (2005). Gente generosa, como decía antes, dispuesta a intercambiar propuestas, información, poemas, invitaciones a participar en todo tipo de proyectos. El autor (y el editor) ha bajado de su pedestal, y eso es bueno, bueno y bueno, y lo digo tanto desde el punto de vista del autor como del lector que también soy. Se han caído muchos prejuicios, nadie está ya por encima de nadie, ni es inaccesible. Todos tenemos derecho a escribir y todos tenemos derecho a opinar. Luego, cada uno a su criterio, hace un proceso de selección de lo que le interesa. Hay una comunicación que viaja en los dos sentidos, y que enriquece a ambos. Yo no podría haber aprendido una gran parte de lo que sé sin la colaboración de autores y lectores. Y aparte de lo literario, está, por supuesto, la compañía. Lo primero que un poema tiene que decir es: “tú no estás solo”. Y ahora es más cierto que nunca. El único problema es saber ponerle freno, más que nada por el tiempo; una no puede estar todo el día asomada a la ventana... Y aprender a decir no, porque ni el tiempo ni las fuerzas ni los intereses son infinitos. Pero ése es también un buen aprendizaje, al menos para mí.



JOAQUIN PIQUERAS GARCÍA


- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?



Tú mismo te has respondido, efectivamente supone un enriquecimiento social importantísimo. Si un poeta te gusta porque lo has leído en su blog te puedes poner inmediatamente en contacto con él, y además está la opción de incluirlo en tu blog y promocionarlo. Mis poemas han circulado por blogs de todo el mundo, simplemente porque han gustado y eso supone una gran satisfacción para el autor, al tiempo de que te das cuenta  de que uno pone un poema en Internet y no sabe realmente el alcance que puede tener, las posibilidades son inmensas.




JORGE SÁNCHEZ


- Respecto a la correspondencia que genera el Blog, el conocer nuevas
personas con intereses confluyentes -al estilo de esta carta-, no es como,
digamos, un facebook del mundo poético..?  Relaciones nuevas, intercambio de
misivas instantáneas (no como antes, que era contestar las cartas y esperar
al buzón)...  es un enriquecimiento "social" remarcable...?


 Sí que conlleva, especialmente para los que detentamos una posición marginal en el campo poético, un enriquecimiento "social" remaracable. La Blogosfera te proporciona con cierta rapidez un cierto capital simbólico como dice Bourdieu (reconocimiento de lectores y pares). Eso es clave. El problema es que también la aceleración que impone te obliga, también, a acelerar la escritura para suministrar material a aquellos que te han reconocido y que, como no estás en ninguna posición canónica, puedes perder como lectores y personas que te reconozcan, con la misma rapidez y volatilidad que has conseguido. También, por otro lado, esta especie de "Facebook" tiene un problema: la mera acumulación de "seguidores", "amigos" o "admiradores" puede ser una fuente de prestigio vacía y provocar intercambios de amigos y seguidores con la única función de acrecentar el prestigio y la influencia del grupo al que te adscribes. ¿Qué pasa entonces si tus opiniones, textos o posicionamientos políticos no se identifican con los dominantes en el grupo del que formas parte? Que opera una suerte de "auto-censura" que te impide escribir ciertas cosas para no desentonar del "aire de familia" del grupo o bien, es mi caso, tienes vaivenes en la recepción de tuts textos porque no acabas de identificarte con ningún grupo en concreto. Como todo, tiene sus pros y sus contras.




Con todo mi sentido agradecimiento por su tiempo  - sorry for my lapsus-   y sus pensamientos a los autores: Isabel Bono, Mario Crespo, José Angel Cilleruelo, Sonia Fides, David González, Manuel del Barrio, Ana Pérez Cañamares, Cristina Morano, Joaquin Piqueras garcía, Jorge Sánchez




lunes, 19 de mayo de 2014

CIUDAD DEL HOMBRE: FONOLLOSA / BARCELONA




(Pensando en una Ruta Fonollosa por sus páginas de la Ciudad...buscando cómplices para el trabajo.... ;-) )


No a la transmigración en otra especie.
No a la post vida, ni en cielo ni en infierno.
No a que me absorba cualquier divinidad.
No a un más allá, ni aun siendo el paraíso
reservado a islamitas, con beldades
que un libro garantiza siempre vírgenes.
Porque esos son los juegos para ingenuos
en que mi agnosticismo nunca apuesta.
Mi envite es al no ser. A lo seguro.
Rechaza otro existir, tras consumida
mi ración de este guiso indigerible.
Otra vez, no. Una vez ya es demasiado.


jueves, 27 de marzo de 2014





LA BLOGOSFERA Y LOS POETAS - (2)


ISABEL BONO

- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?


no cuelgo poemas
en mis blogs
soy muy cuca, me los guardo para mí
pero sí leo poemas en blogs de otras personas

sin duda uno lee en un sillón para disfrutar
y en un blog para informarse

antes, si alguien te decía que tal poeta estaba bien
ibas a la librería y te leías de pie
unas páginas de alguno de sus libros
y si esas páginas te gustaban, te comprabas el libro

ahora no hace falta
ahora tecleas su nombre, te salen unos cuantos poemas
los lees en pantalla
y si te gusta es cuando bajas a la librería

no sé si los demás escriben directamente en el blog,
yo no

yo sigo los pasos que seguía antes:
escribo en word, guardo el documento
y después lo subo

sí es verdad que le exijo menos a los textos del blog
que a un texto que crea que se va a publicar en papel

en el blog tengo la sensación de que es un texto de prueba

por ejemplo, si subo hoy un texto
y dentro de una semana vuelvo a leerlo y creo que puede mejorarse
lo cambio

también pienso que publicar en blog es algo efímero
que quien lo lee le va a prestar la atención mínima
que no va a releerlo como lo releería al tenerlo en papel


 MARIO CRESPO

- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?


Si es un post pequeño, un poema, lo escribo en el blog. Si es muy largo en Word. Lo que sí me parece una cambio positivo es el hecho de que esos poemas puedan llegar a todo el mundo sin distribuidores ni editores.



 JOSÉ ANGEL CILLERUELO

- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?


Es difícil responder a esta cuestión tal como está planteada. Junto a la pregunta conceptual sitúas siempre una concreción reductora o regresiva. Dices «leer poesía en blogs» e inmediatamente reduces esa experiencia a la comparación con la consulta del periódico. Dices «escribir poesía en blogs»  e inmediatamente retrocedes a los parámetros conocidos de la escritura naif —«tipo Querido Diario»—. La dificultad de responder a esta cuestión, sin embargo, no surge de que la hayas planteado así, sino de la constatación de que las cuestiones relativas a los nuevos hábitos literarios se plantean de la misma manera por una gran parte de quienes los utiliza. El nuevo concepto tecnológico se concreta con los hábitos conocidos, muchas veces regenerando los más rancios y enterrados. El uso del blog es un ejemplo: claro que hay cientos de blogs que representan la escritura naif del Querido Diario. Si la perspectiva que asumimos al pensar los blogs es meramente sociológica, este dato será fundamental en nuestro análisis. Son la mayoría. Ahora bien, si pensamos los blogs desde una perspectiva literaria, es más, puramente poética, estas reducciones y regresiones no tendrán sentido alguno. Encontrar el sentido será una tarea un poco más ardua.
    La experiencia de escritura en el blog, al igual que su resultado, será una creación artística o no será nada (es decir, el blog quedará relegado como mero medio de autoedición). Y como tal experiencia y creación creo que es pronto para comprenderla. Es más, es pronto para saber si realmente existe como tal. Desde un punto de vista personal, puedo decir sólo que mi empeño desde el principio se ha volcado en la necesidad de crear una experiencia de escritura diferente para el blog. Como he escrito títulos de poesía, de novela, algunos ensayos e incluso obras de teatro que después he convertido en narración, puedo constatar de momento que he conseguido generar modos y hábitos de escritura en mi blog que no había utilizado nunca en los géneros de la tradición literaria. Soy consciente de que nada de esto significa nada en relación a su valor literario. Ahora bien, en el caso en el que el blog de algún autor consiga un valor poético importante —con independencia real de la tradición libresca—, estos modos y hábitos cobrarán inmediata trascendencia.
    En relación a la lectura, la cuestión se plantea en términos parecidos. El concepto «lectura» se concreta en hábitos materiales y no en ámbitos de comprensión. Como los hábitos materiales existen (la butaca versus la pantalla), cabe decir algo en este sentido: aún no están constituidos del todo. Las nuevas invenciones que se avecinan con el uso del grafito lograrán recuperar todos los hábitos que existen relacionados con el libro (manejabilidad, transportabilidad…). No es esta la cuestión. El problema de la lectura está en lo que se lee. Así como nuestros ojos no consiguen ver lo que no está programado que se vea, tampoco nuestra mente es capaz de leer lo que no está programado que lea. Recuerdo una crítica contemporánea de Fernando Pessoa calificándolo de poeta muy oscuro y difícil, términos que hoy resultan chocantes. La comprensión de lo que se lee a través de las pantallas es un asunto esencial. También en este aspecto a uno le guía la intuición. El lector de un libro lee al mismo tiempo un libro —una estructura y las intenciones y significados que alberga—, una propuesta artística —una relación con su contexto— y un poema. De hecho, el comentario de un libro suele implicar los tres niveles de una manera simultánea. El lector de un blog —o cualquier otro sistema informático— da la impresión de que sólo lee lo que aparece en la pantalla: el poema. Cuanto el autor haya pensado sobre la estructura en la que actúa este poema y sobre la propuesta artística que vehicula al lector le pasa completamente desapercibido. La lectura, en los medios informáticos, se fragmenta. O mejor, se cumple y agota sólo en el fragmento. Ese fragmento que se lee tampoco tiene valor como recurso poético —como fragmentación de un discurso—: su condición escindida es su estado natural en la red, es decir, una obviedad. La cuestión, a mi modo de ver, tiene cierta importancia. La fragmentación del discurso, como arma contra el discurso, es una de las características que vertebran la modernidad. Los medios informáticos la convierten ahora en el sistema del discurso. El discurso es, en Internet, un mosaico. Lo que había sido valor de ruptura e innovación se ha convertido en una convención. De hecho, en la única manera de elaboración discursiva dentro de los medios electrónicos. ¿Cómo afecta esta cuestión a la lectura? De momento de dos maneras: si por una parte anula toda la fuerza literaria de la fragmentación —ahora es lo obvio—, por otra oculta y enmascara cualquier esfuerzo por la creación de un discurso de recomposición de la fragmentación. Es decir, afecta de lleno al corazón de los textos de Internet.
    Esto tal vez podría mostrarlo con un ejemplo: una parte de los textos publicados durante años en mi blog fueron ordenados y organizados en un libro que apareció en 2009. Las respuestas que me llegaron fueron sorprendentes por su unanimidad. Lectores habituales del blog, que me habían comentado muchas de las entradas, se sorprendieron al leer el libro: pensaban que se trataba de textos nuevos, que no estaban en el blog. Les chocó saber que todos ellos se habían publicado antes. Y es que el libro les había sugerido tantas cosas que no habían visto ante la pantalla que les daba la impresión de que no habían leído nunca esos textos. La lectura en libro —avalada por siglos de tradición— es todavía inmensamente más rica que la lectura informática. El libro tiene la comprensión de un viejo sabio; la pantalla ofrece la comprensión de un niño de parvulario.
    La pobreza de la lectura en Internet se enmascara con el contador de visitas. La cantidad es el espejismo al que se mira para no ver la precariedad de la comprensión —precariedad esencial y precariedad circunstancial, juntas o separadas— con que se cumplen los actos de lectura por pantalla.


 

SONIA FIDES 


- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?



Escribir poesía es siempre igual lo único que cambia es el soporte.





DAVID GONZÁLEZ
- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?



Bueno, estoy de acuerdo contigo en que leer poesía en blogs es más como “actualizarte”. Sobre lo de escribirla la verdad, no sé, cada maestrillo tiene su librillo. En lo que a mí respecta, sigo escribiendo los poemas a mano y si subo alguno a mi blog antes de su edición en papel o digital, suelo subir una versión que probablemente sufrirá cambios cuando finalmente se edite en libro; pero eso me permite observar las reacciones de los lectores. Lo que sí subo directamente a mi blog, sin corregir, son mis experiencias tipo “Querido Diario” o mis reflexiones. De momento, la escritura poética en blogs no difiere demasiado, todavía, de la “tradicional”, pues el trabajo de corrección de un poema sigue siendo indispensable, a mi juicio, en el resultado final de ese poema.



MANUEL DEL BARRIO


- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?


 Escribo en Word. Puedo escribir un poema en una hora o en un mes. Cuando creo que es digno, lo subo, si no me satisface, pero creo que está terminado, a veces, tb lo subo, porque me gusta ver si la opinión de la gente es buena. Generalmente, si hay comentarios, la opinión no es mala. Si no hay coments, es que no gusta. Por mi parte casi no leo poesía en la red, porque casi nadie se lo toma en serio y no conozco a casi nadie que me guste como escribe y tampoco investigo mucho. Me gustan muchas de las cosas que escribe Bono, pero las mejores no las he leído en sus blogs... tramposa. Para mí la escritura poética tradicional no existe como tal. Ahora escribimos con ordenador, antes con máquina de escribir, antes a boli, pluma, etc. El hecho de colgarlo o no colgarlo en un blog, para mí, no le quita "tradición". Una cosa sí me pasa a mí (no es común a todo el que escribe), y es que escribir en ordenador me permite escribir de una manera muy diferente a como escribiría si no existiera.






ANA PÉREZ CAÑAMARES



- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?

 

En mi caso, yo no he escrito poesía específicamente para el blog. Yo escribo. A veces guardo los poemas para un poemario, en otras ocasiones, cuelgo algo específico en el blog, porque me interesa (por ejemplo, colgué un poema inédito en papel el día de la huelga general, un poema que venía al caso y que se llama Capitalismo.) Yo sólo publico un poema, ya sea en papel o en el blog, cuando lo doy por definitivo. Escribo en apuntes, lo paso a limpio en Word, y de ahí pasará al blog, al libro o a ambos… No hago distinciones, salvo que, quizá, por mi cuenta, publico más en papel. Luego hay otra gente que copia mis poemas y se dedica a colgarlos en sus blogs, lo cual me parece maravilloso, y muy generoso por su parte.



Por eso, pienso que los blogs de poesía pueden dividirse según sus intereses, aunque hay algunos que los cumplen todos: los hay que se centran en la parte, digamos, pública, colgando convocatorias; otros que son un diario de lecturas; otros que dan información de todo tipo, otros en los que se publica poesía escrita específicamente para el blog; otros que recogen poemas de obra ya impresa… y algunos que lo mezclan todo.



JOAQUIN PIQUERAS GARCÍA

- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?


Depende de cada escritor. Hay muchos que escriben directamente, sin corregir, espontáneamente, en sus bitácoras. Alguna vez también lo hago yo, pero, por lo general, suelo escribir previamente en papel o en word, y luego lo escribo en el blog, en este sentido mi escritura no difiere mucho de la "tradicional".

 
 JORGE SÁNCHEZ



- Leer poesía en Blogs es algo nuevo, se aleja de la experiencia libro-butaca.... es...más  como "actualizarte", consultar el periódico del día.... pero, ¿escribirla, es también algo así? Se escribe en apuntes y se pasa a limpio, o directamente al Blog y sin corregir, una experiencia tipo Querido Diario...? ¿Difiere de la escritura poética, digamos, "tradicional"?



- Por lo que hace a la segunda pregunta. En cierto sentido tienes razón: la Blogosfera es una especie de revista poética actual, un muestrario de lo que se cuece en ciertas tendencias y grupos (no en todos porque los hay, repito, que no necesitan de ella -o creen no necesitarla-). En mi caso, primeramente el Blog era, como te he dicho, una plataforma para publicitar inéditos o textos ya escritos y luego pasó a ser un taller al aire libre y el proceso de producción literaria es, ahora, distinto. Escribo un poema o un texto directamente sobre la pantalla, en el Blog y cuando lo he concluido y lo dejo allí. Al cabo de unas semanas hago una primera relectura, lo pulo, lo copio a mi propio ordenador a alguno de los proyectos en los que puede tener cabida y cuando he recopilado los materiales para componer un libro los textos escritos en el Blog los reescribo de nuevo en función de su lugar en el contexto del libro.




Con todo mi sentido agradecimiento por su tiempo  - sorry for my lapsus-   y sus pensamientos a los autores: Isabel Bono, Mario Crespo, José Angel Cilleruelo, Sonia Fides, David González, Manuel del Barrio, Ana Pérez Cañamares, Cristina Morano, Joaquin Piqueras garcía, Jorge Sánchez